Teléfono de contacto: Montse García (+34) 610 262 762

8 ideas para avivar tu pasión por la práctica de yoga

Recuerda tu primer encuentro con el yoga. Recuerda ese primer amor que sentiste al posarte en la esterilla y la dicha sudorosa que le siguió. Te sentías plena, espléndida y llena de propósitos. Esa intimidad se profundiza a medida que aprendes más sobre filosofía y posturas del yoga. Pero eso no significa que no debas poner algo de esfuerzo para mantener la llama del amor. Tu relación con el yoga será tan sólida como tu voluntad para comprometerte a él en mente, cuerpo y espíritu. Cuando se complican las cosas dejamos de prestar al yoga la atención que deberíamos, y nos anquilosamos. Necesitamos trabajar constantemente para atraer una energía y trucos nuevos que lo hagan interesante. No se trata de aprender de memoria las posturas ni de ser dogmático o actuar en automático sino de buscar aquello que más te guste de la práctica e indagar en ella más a fondo.

1.Deja que el amor entre en tu práctica para que pueda entrar en tu vida.

2.Recupera tu compromiso y exígete un poquito más como motivación.

3.Ponte anatómica, es decir siente las posturas desde el punto de vista de la anatomía, entendiendo como funciona todo tu cuerpo en cada postura. Todas las instrucciones de alineación caerán por su propio peso y podrás realmente sentir la postura.

4.Asóciate con una amiga para poder acudir a retiros juntas, para asistir a talleres de yoga y clases de diferentes estilos juntas. Todo lo que necesitas es alguien que comparta el entusiasmo y un lugar para practicar juntos.

5.Visualiza y realiza clases en video en tu autopràctica. Utiliza los podcast de yoga para ampliar tus conocimientos. Sigue a personas en instagram y redes sociales que realmente tengan el potencial de estimular tu entusiasmo por la práctica y no sólo sean imágenes bonitas, que te aporten valor.

6.Renueva tu estilo. El yoga valora este proceso llamado Svadhyaya, es autoestudio de diferentes estilos, de ir por ejemplo a una clase de hot yoga y descubrir que realmente lo que necesitas es algo más refrescante y relajante porque la sabiduría surge tanto de las buenas como de las malas experiencias.

7.Clases particulares. A veces la mejor forma de disciplinarte con algo es profundizando en ello dando una clase particular privada solo para ti. Cuando te estancas mas vale gastar algo más en una clase particular que en un bono de cinco clases . Puede que necesites ayuda para perfeccionar una secuencia que haces todos los días. Puede que te estés frustrando con una postura. Puede que estés listo para avanzar en la práctica pero no sepas cómo. Las clases privadas te dan la oportunidad de preguntar cosas que nunca haces en una clase normal .

8. Haz caso al maestro. Partiendo de que las respuestas a todas tus preguntas están en tu propio interior y tu eres tu propio guru, si que es verdad que si no has estudiado yoga no sabrás sin la ayuda de un maestro como afectan las asanas a los gunas, doshas, chakras y al cuerpo sutil. Cuando adquieres ese nivel de entendimiento nunca más te aburres. Cuando encuentres a un profesor cuyo trabajo de sugestione, haz lo que haga falta para aprender todo lo que puedas de el/ ella.

Deja tu comentario

¿Te llamamos?
close slider